Fuente: Kirsis Díaz/Diario Libre

La periodista Yudelki Guerrero ya no quiere estar sola, pero tampoco rodeada de desconocidos que representen una amenaza. Cuando sale a la calle mira sobre sus hombros pues se siente vigilada. Quizás por su ex novio que amenazó con matarla, tal vez por los familiares del joven que le llaman y hostigan desde que decidió presentar la denuncia de que este la agredía y extorsionaba.

“Ha sido un proceso muy difícil, lloro en mi habitación prácticamente todos las noches, soy una persona que viene de abajo y esa situación hizo que perdiera mi antiguo trabajo, ahora estoy en terapia y cada vez que salgo a la calle siento temor de que me pase algo”, expresó entre llantos la comunicadora en una primera entrevista que le hicimos vía telefónica.

La joven quien a sus 27 años ya enfrenta las secuelas del maltrato en el noviazgo, cuenta que al principio de la relación, su ex pareja Ramón Quiterio Cordero, era tranquilo y educado, pero a los cuatro meses se comenzó a transformar.

“Me celaba, no me dejaba trabajar, me hacía hasta 15 llamadas por minutos, pero yo estaba muy ocupada con mi trabajo como para darme cuenta de que estaba en una relación de peligro”.

Cuando quiso abandonar la relación que solo duró nueve meses, dice que Quiterio Cordero comenzó a chantajearla.

“Me decía que me iba a matar si lo dejaba, a veces me golpeaba, me apretaba duro las manos, la boca y me amenazaba con publicar unas fotos y un video íntimo nuestro si lo abandonaba. Yo no quería denunciarlo por temor, me daba mucha vergüenza sobre todo por mi trabajo que es público”, manifestó.

A principios de julio de este año decidió ganarle la batalla al silencio. Sometió a Ramón Quiterio Cordero a la justicia y ahora, luego de cuatro meses espera la apertura del juicio de fondo, que confía su sentencia hará honor al daño especialmente psicológico que le provocó esa relación.

Otro caso de violencia en el noviazgo, es el de Marcia Pérez, nombre ficticio que nos pidió utilizar por temor a que la sociedad y su novio la identifiquen.

Esta joven de 33 años, reconoce que está siendo víctima de violencia en un noviazgo que solo lleva cuatro meses y aunque se siente desanimada porque producto de esa relación ha debido alejarse de sus amistades, manifiesta que no lo denuncia porque “está muy enamorada”.

“Desde que comencé esta relación mi novio comenzó a organizar la agenda de mi vida, me decía los lugares donde debíamos ir, nunca incluía mis amistades y eso fue haciendo que me apartara de ellos, aunque yo me sentía mal, tenía que hacerlo porque él se molestaba creyendo que yo no quería ir y yo para estar bien con él lo hacía”, manifestó.

Estadísticas de maltratos en el noviazgo

El maltrato en el noviazgo no mide edad, ni clase social, afecta a jóvenes y adultos, analfabetos y profesionales.  Aunque parezca extraño, el maltrato en esta etapa, es un fenómeno social que va en aumento y así lo establecen las primeras estadísticas sobre el tema dadas a conocer por la Procuraduría General de la República a través de su Departamento para Asuntos de la Mujer, en un informe que solicitamos y en el cual encontramos resultados preocupantes pues hasta octubre de este año ya se habían reportado 24 denuncias de maltrato en el noviazgo, una cantidad mayor que a igual período de 2012, cuando solo se tenían registrado ocho de estos casos.

El informe se basa en las principales vías de reporte que utilizan las víctimas de estos procesos. Detalla que en este año el Ministerio de la Mujer recibió 15 llamadas de denuncias de maltratos en el noviazgo, mientras que el año pasado no recibió ninguna. En el mismo orden, la Policía Nacional recogió siete denuncias y en 2012 solo una. Línea Vida fue la única que en 2012 recibió una cantidad mayor con siete y dos hasta octubre de 2013.

Las agresiones físicas y verbales ocuparon el primer lugar en el motivo de las llamadas y las psicológicas el segundo lugar. De la totalidad de las denuncias recibidas, ocho fueron llevadas a justicia en 2012 y solo tres en 2013.

A juicio de la procuradora de la Mujer, Roxanna Reyes, estas cifras no muestran la realidad que viven las parejas dominicanas. Y esto se debe a que muchas personas, especialmente, los jóvenes no saben identificar cuándo están siendo víctimas de maltratos en el noviazgo.

“En el país hace falta que los sectores educativos se unan e impartan charlas y realicen campañas para que los jóvenes en las escuelas y las universidades sepan el riesgo que corre su vida cuando están en una relación de maltratos, porque nos hemos dado cuenta de que muchos jóvenes no saben cuándo se encuentran en una situación como esta”, manifestó Reyes.

La procuradora se expresó en esos términos luego de haber realizado un sondeo durante un encuentro con jóvenes universitarios, en el cual un 98 por ciento dijo que no ha experimentado violencia física por parte de su pareja y solo un dos por ciento admitió haber atravesado por un episodio de violencia.

Sobre los maltratos, ofensa o humillación, el 91 por ciento de los jóvenes dijo que no ha sido perjudicado. Sin embargo, cuando se les preguntó si su pareja controla sus llamadas, pregunta quién es, les verifica el celular sin permiso y si no reconoce quien llama se molesta y pide explicación, un 13 por ciento respondió que sí está expuesto y un 87 por ciento que no, lo que evidencia que realmente existe ignorancia del tema.

Investigaciones sobre el tema 

Una investigación realizada y publicada en junio de este año por el Centro de Intervención Conductual para Hombres, destaca que el 21 por ciento de un total de 4,760 casos de los conflictos de parejas que recibieron entre agosto de 2008 hasta noviembre de 2012, correspondían a maltratos que surgieron en el noviazgo.

“El maltrato en el noviazgo es más frecuente de lo que uno se puede imaginar, de hecho ya hoy se sabe que cuando hay maltrato en el noviazgo es el peor pronóstico que puede tener una relación de pareja a futuro”, subraya Luis Vergés, presidente del Centro.

De acuerdo a este estudio, en República Dominicana los episodios de violencia en el noviazgo ocupan el tercer lugar de los casos de maltratos hacia la mujer, el segundo lugar corresponde a los matrimonios que llevan entre dos y cinco años y el primero a las relaciones de casados en su primer año.

Causas 

Los celos en un 49 por ciento son el principal factor que desata la conducta de violencia en los hombres, conforme al estudio del Centro de Intervención.

“En esos casos hay violencia verbal, física, violencia patrimonial, pero la mayor parte de los casos son violencias psicológicas”, precisó Vergés.

Consecuencias 

Los episodios de violencia en el noviazgo son tan nocivos que pueden llegar a provocar hasta daños sicológicos en las víctimas.

“Esa violencia trae como resultado aislamiento social, tristeza, depresión, rabia reprimida y pérdidas de oportunidades a nivel de desarrollo”, explicó Vergés en su calidad de psicólogo.

Características de los agresores

El nivel académico de la población masculina que produce mayores niveles de violencia durante el noviazgo, se concentra entre educación media que recibe el porcentaje más alto con un 45 por ciento, seguida de los hombres profesionales con un 29 por ciento y el nivel básico con un 24 por ciento. Apenas un 2 por ciento son analfabetos.

El 26 por ciento de la población estudiada se encuentra desempleada, lo que para Vergés, pudiera ser una de las variables asociadas a la violencia de los hombres hacia la mujer.

Otro factor que se suma a las conductas de maltratos son las adicciones pues un 26 por ciento de los agresores tiene algún tipo de dificultades con el abuso de sustancias prohibidas, mientras que el mayor porcentaje, 58 por ciento ha tenido problemas con el alcohol.

Algunos fueron maltratados

Conforme al estudio citado, un 63 por ciento de los hombres que agreden durante el noviazgo, reconoció haber recibido maltratados en la infancia. En la actualidad, un 43 por ciento maltrata a los niños además de la mujer, un dato que mueve a preocupación.

Cuándo termina en homicidio

De acuerdo a un estudio realizado en las cárceles del país a la población de internos por femenicidios, los hombres tardan un promedio de unos cinco a seis años realizando maltratos a la mujer para luego tomar la decisión de quitarle la vida. 

 

Origen de la violencia en el noviazgo

Para la socióloga Magaly Pineda la violencia en el noviazgo no es un tema de ahora, siempre ha existido en la sociedad pero antes no se le prestaba tanta atención porque formaba parte de una cultura machista. Dice que son acciones que muchas veces se aprenden en la familia.

“Generalmente en el noviazgo y en los hombres más jóvenes se presentan estas primeras características de hombres controladores, hombres posesivos, hombres para los cuales el poder es fundamental o tienen una baja apreciación de las mujeres y las consideran su subordinada”.

“Pero ya nosotros tenemos una legislación, ya está tipificado la violencia contra las mujeres en el noviazgo y la relación de pareja en general y ya tenemos que saber que eso es un delito y que no es una manifestación de amor”, enfatizó Pineda.

Y es que la Constitución de la República en su artículo 39, numerales del 1 al 5, no solo reconoce la igualdad de derechos para todas las personas, sino que de manera expresa consagra la igualdad de derechos, libertades y oportunidades entre hombres y mujeres y la prohibición de la discriminación por razones de género.

Mientras que la Ley 24-97 establece sanciones para algunas de las formas de violencia en contra de las mujeres.

Relaciones de poder

Magaly Pineda, también presidenta del Centro de Investigación para la Acción Femenina (Cipaf), indica que son las relaciones de poder las que hacen posibles que en una relación de pareja el hombre pueda intentar dominar a la mujer a través de presión, de amenazas, de chantaje hasta luego llegar a los golpes y los asesinatos.

“Creo que las mujeres jóvenes tienen que ver estas señales de un hombre que le quita el teléfono para saber con quién habla o que se pasa todo el tiempo que quiere que le dé su contraseña de sus correos personales, incluso en muchos casos comienzan a pedirlas como prueba de amor, pero eso no significa otra cosa que intento de control”, destaca Pineda.

“Un novio que no permite que su novia siga viendo a sus amigas, que no quiere que salga si el no sale, que toma decisiones por ella, con respecto a temas como el largo del pelo o el tipo de ropa que viste, es una manifestación de control que debe tomarse en cuenta porque puede desencadenar en maltratos”, agregó.

Con estas afirmaciones coincide la presidenta del Patronato de Ayuda a Casos de Mujeres Maltratadas (PACAM), Soraya Lara, quien indica que a estos ejemplos se agregan situaciones tan sencillas como el control de los movimientos que realiza la mujer y el aislamiento con sus amistades.

Maltratos en otros países

La violencia en el noviazgo no es una situación exclusiva de República Dominicana. De acuerdo, a la Organización Mundial de la Salud (OMS) este contexto afecta a una proporción considerable de la población joven en todo el mundo.

En Sudáfrica por ejemplo, un estudio realizado en el grupo de 13 a 23 años reveló que el 42 por ciento de las mujeres y el 38 por ciento de los hombres referían haber sido víctimas de violencia física en el noviazgo. Mientras en México, tres de cada diez adolescentes denuncian que sufren violencia en el noviazgo. En este país en el estado de Chiapas, las autoridades de Salud realizan foros constantes dirigidos a estudiantes de nivel medio y superior con el objetivo de que aprendan a detectar y prevenir la violencia en el noviazgo, y a elegir relaciones saludables. 

Es necesario que las autoridades unan esfuerzos para evitar que se continúen incrementando los maltratos hacia las relaciones de pareja, pues es lamentable que la sociedad dominicana y a nivel mundial, viva niveles tan altos de violencias que ya arrope bajo su sombra las relaciones de noviazgo.  

Constitución Política de la República Dominicana, proclamada el 26 de enero. Publicada en la Gaceta Oficial No. 10561, del 26 de enero de 2010.

Artículo 39.- Derecho a la igualdad. Todas las personas nacen libres e iguales ante la ley, reciben la misma protección y trato de las instituciones, autoridades y demás personas y gozan de los mismos derechos, libertades y oportunidades, sin ninguna discriminación por razones de género, color, edad, discapacidad, nacionalidad, vínculos familiares, lengua, religión, opinión política o filosófica, condición social o personal. En consecuencia:

1) La República condena todo privilegio y situación que tienda a quebrantar la igualdad de las dominicanas y los dominicanos, entre quienes no deben existir otras diferencias que las que resulten de sus talentos o de sus virtudes;

2) Ninguna entidad de la República puede conceder títulos de nobleza ni distinciones hereditarias;

3) El Estado debe promover las condiciones jurídicas y administrativas para que la migualdad sea real y efectiva y adoptará medidas para prevenir y combatir la discriminación, la marginalidad, la vulnerabilidad y la exclusión;

4) La mujer y el hombre son iguales ante la ley. Se prohíbe cualquier acto que tenga como objetivo o resultado menoscabar o anular el reconocimiento, goce o ejercicio en condiciones de igualdad de los derechos fundamentales de mujeres y hombres. Se promoverán las medidas necesarias para garantizar la erradicación de las desigualdades y la discriminación de género;

5) El Estado debe promover y garantizar la participación equilibrada de mujeres y hombres en las candidaturas a los cargos de elección popular para las instancias de dirección y decisión en el ámbito público, en la administración de justicia y en los organismos de control del Estado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here